Lavanda, la esencia madre
Sección: Consejos
13 agosto 2014

A partir de la hermosa flor de lavanda, con su característico color azul-violeta, se obtiene un aceite esencial con olor fresco que impregna el aire con un aroma que estimula y relaja. La flor la hemos disfrutado, en vivo o a través de fotos, ya sea en algunos camellones de la ciudad de México o en los enormes campos sembrados con el objeto de obtener su aceite esencial que se obtiene por medio de destilación a vapor.

Los antiguos griegos y romanos la usaban como perfume y por sus propiedades limpiadoras lavaban su cuerpo con ella, de ahí su nombre del latín lavare

Durante siglos la lavanda se ha usado para curar padecimientos tan diversos como las picaduras de insectos, infestación de piojos, dolores musculares, para conservar la piel suave y elástica y  principalmente para el tratamiento de trastornos nerviosos como la depresión, el miedo y el insomnio, ya que en favorece relajar la mente.

Debido al campo tan amplio de resultados que se obtienen con su uso,  ya que posee una gran  variedad de componentes químicos, ha sido llamada la esencia madre y es la que no puede faltar en cualquier set de aromaterapia.

El aceite esencial de lavanda fortalece el sistema nervioso y equilibra. Por lo cual es uno de los aceites esenciales mas importante  en nuestras sinergias: Buenas Noches y Antiestrés.  Debido a que ayuda a reducir la inflamación y relajar la hemos incluido en nuestra sinergia Dolor de Cabeza.


La puedes adquirir como  aceite esencial puro, o preparada  en brisas o en gel.

Conoce aquí los beneficios del sándalo, romero y la mandarina.