Herencia de familia

A continuación les presentamos orgullosamente dos testimonios de clientes, hijos de clientes.

1) Desde los ocho años de edad.
Me acuerdo haber venido a la perfumería de la mano de mi mamá, debo haber tenido 8 o 9 años. Don Ángel siempre me perfumaba y me regalaba algo, una botellita de perfume o una estampita, lo recuerdo con mucho cariño. Al pasar los años hemos seguido visitando la perfumería y comprando aquí, se que puedo confiar en sus productos.  Ahora vengo hasta con mis nietos.
Carmen

2) Cosas en común.
Al hacernos novios Daniel y yo, nos dimos cuenta que nuestras familias tenían muchas cosas en común.  Una de ellas era que tanto mi papá como el de él compraban en la Perfumería Elegante, ya que ambos trabajaban en el centro. Al casarnos siempre hemos venido juntos pues nos sentimos como en casa.
Teresa